Efectos por cambio de estación

La primavera se relaciona con alegría, con días más calurosos o soleados, y se tiende ver a las personas más contentas. Esto, de forma paradojal, puede convertirse en un detonante para personas que tienen predisposición a tener cuadros depresivos en esta época del año, quienes contrastan su tristeza con la alegría que los rodea, y donde efectivamente se ha observado aumento en los casos de suicidio.

Existe un grupo de pacientes que tienen cambios de ánimo secundarios a cambios de estación, que es lo que se denomina en psiquiatría como Trastorno Afectivo Estacional. Esta entidad si bien es cierto es multi factorial, se explica en parte por la dificultad que tiene el organismo de pasar de una estación a otra, es decir, de pasar de una estación con menos luz como es el invierno, a otra más soleada como es la primavera. El Psiquiatra de la Clínica Andes Salud Concepción, Marcos Loyola Riveros, explica que “este cambio brusco de luminosidad afecta a una serie de mecanismos biológicos relacionados con la melatonina, donde en invierno, al tener menos exposición al sol, nuestro organismo genera más melatonina para ayudarnos a regular nuestro sueño”. Agrega que, “al llegar la primavera, y al ser los días más largos, nuestro organismo se debe adaptar al cambio de luminosidad, lo que puede producir fases anímicas, en especial en personas susceptibles”.

Recomendaciones para evitar los efectos por cambio estacional

Respecto de recomendaciones, el Psiquiatra de la Clínica Andes Salud Concepción, Marcos Loyola Riveros, aconseja un estilo de vida sano, realizar ejercicios, evitar excesos y hábitos poco saludables. Además acota que las personas que poseen  una patología de salud mental, mantengan su tratamiento y controles regulares.