Bullying: Qué es, cómo reconocerlo y cómo actuar ante su aparición

Preocupación generalizada ha causado tras el retorno a clases presenciales después de dos años de pandemia el incremento de los casos de agresiones en contexto escolar y bullying en nuestro país, lo que se ha traducido, además, en un aumento en las consultas a psicólogos y psiquiátras.

 

¿Cómo entender el Bullying?

De acuerdo a lo que indica la psicóloga infanto juvenil de Clínica Andes Salud Concepción, Andrea Díaz, a diferencia de un episodio aislado de violencia, el bullying -o acoso escolar- es “la exposición permanente y constante que sufre un niño a daño físico, verbal y psicológico de forma intencionada y reiterada por parte de uno o un grupo de ellos, cuando acude al colegio”, lo que incluye también el rechazo o la exclusión tanto dentro como fuera de la sala de clases. En la misma línea, la profesional agrega que se aprovecha un desequilibrio de poder para conseguir un beneficio (material o no).

 

¿Qué puede llegar a causar el bullying?

“Los casos de bullying puede llevar a los jóvenes y niños a desarrollar una serie de trastornos psicológicos que afectan su salud, como el trastorno ansioso o cuadros del ánimo tal como la depresión, llegando incluso en situaciones extremas a conductas autodestructivas e incluso el suicidio”, explicó la psicóloga Andrea Díaz.

 

¿Y el cyberbullying?

Es esta línea, y entendiendo que la pandemia modificó la forma en que realizamos todas las actividades, se generó un aumento de casos de “cyberbullying”, “Un hostigamiento constante que se da a través de redes sociales, por medio de teléfonos, tablets, entre otros, en los que el acosador suele enviar mensajes de texto o correos electrónicos desagradables, difunde rumores a través del email o en las redes sociales, o comparten imágenes y vídeos denigrantes, así como crear perfiles falsos para hacer esto”, detalló la psicóloga.

 

Señales de alerta

Por todo esto, la profesional de Clínica Andes Salud Concepción Andrea Díaz reforzó el llamado a estar atentos ante “cualquier cambio en la conducta en los niños, como los que pasan de ser muy sociables a aislarse, volverse temerosos o hipervigilantes, o que presenten  cambios en su estado del ánimo con tristeza, ideación negativa, irritabilidad,  baja autoestima, rechazo escolar. Otros comienzan a somatizar, con dolores de estómago o cabeza antes de ir al colegio o mientras están en el establecimiento escolar”. Los trastornos del sueño, insomnio, pesadillas o síntomas ansiosos como inquietud, nerviosismo e incluso presentar ideación suicida son también señales que debiesen movilizar a los padres y cuidadores a pedir ayuda especializada..

 

Abordaje del bullying

Es importante que los padres conversen con sus hijos y que realicen actividades con ellos, para así promover la confianza y con ello puedan conocer más acerca del tiempo que permanecen en el colegio, con quienes juegan, quienes son sus amigos, que cosas pasan, que es lo que más les gusta o menos les gusta, etc. Esto permitirá reconocer rápidamente un cambio en la conducta que podría indicarnos la existencia de bullying.

Mientras, en el caso de quienes puedan tener sospecha de que sus menores podrían adoptar una actitud de acoso, la psicóloga finalizó expresando que “la idea es no normalizar las conductas violentas, como molestar a otros compañeros, sobre todo aquellos con trastornos del espectro autista (TEA)obesidad, hiperactividad, dificultades de integración social o diferente estrato socioeconómico y en la mima línea enseñar a valorar la diversidad, promoviendo valores como el compañerismo, la solidaridad, fortalecer el trabajo en equipo y los vínculos de afecto entre los niños, fortaleciendo su autoestima y las buenas relaciones entre las personas”.