Lesiones musculares: conoce cuando aplicar frío o calor

Cada vez que una persona se lesiona o siente algún tipo de dolor muscular, les recomiendan que se pongan calor o algo frío en la zona afectada, pero ¿Cuál es la opción correcta?; la respuesta a esa pregunta, será dependiendo de qué tan reciente es la molestia.

Es importante entender como la temperatura influye en el cuerpo al aplicar frio o calor, ya que cualquiera de las dos alternativas seleccionadas producirá una reacción fisiológica distinta. La primera, usualmente se utiliza de manera instantánea al golpearse o sufrir una lesión, mientras que la técnica del calor se usa cuando la persona tiene dolores de largo plazo.

Sin embargo, no cabe duda que ambas opciones ayudan a reducir el dolor, permitiendo la reducción de la inflamación, favoreciendo el aumento del flujo sanguíneo y la regeneración del tejido.

A continuación, te dejamos lo que debes tener en cuenta antes de aplicar frío o calor en alguna lesión:

Estudios explican que aplicar frío puede ser crucial durante las primeras 48 a 72 horas, después de producida la lesión, reduciendo el daño del tejido y aliviando el dolor de la zona afectada. Este tipo de terapia es buena para esguinces o cuando se fuerza mucho una zona del cuerpo.

Que precauciones debo tener:

  • .-Nunca aplicar directamente el hielo sobre la piel. Siempre utilizar una toalla o tela.

.-Nunca superes los 20 minutos de aplicación, ya que podríamos crear quemaduras en la piel por congelamiento.

Por cuánto tiempo usar el hielo

  • .-Dos a 3 veces al día (mínimo); hasta una vez cada hora.
  • .-El hielo puede continuar siendo útil en el tratamiento siempre que haya dolor, inflamación, hinchazón o espasmos. No hay necesidad de cambiar a calor después de 48 horas o de alternar entre hielo y calor.

.-Se recomienda el uso del calor en lesiones articulares o musculares a largo plazo. La temperatura alta provoca la dilatación de los vasos sanguíneos, aumenta el flujo y el oxígeno local

Que precauciones debo tener:

  • Podremos aplicar calor siempre que haya pasado la fase inflamatoria mencionada antes (tres días tras la lesión). El tiempo de aplicación será aproximadamente de 20 minutos.
  • Debemos tener cuidado a la hora de aplicar el calor, ya que podemos quemar nuestra piel sin darnos cuenta. Tenemos que notar calor intenso pero agradable y se recomienda revisar la zona al de un tiempo para comprobar que no se ha producido ninguna quemadura.